Sostenibilidad

Nos preocupamos demasiado por el medio ambiente. En AGRILOFER producíamos maíz, cebada, brócolis entre otras hortalizas pero todo lo hacíamos químicamente, usábamos los pesticidas que toda la agricultura industrial utiliza y nos dimos cuenta que ese no era el camino que queríamos seguir, nos dimos cuenta que utilizar químicos que están catalogados como altamente cancerígenos no los podíamos seguir utilizando en la producción de alimentos, obviamente comer alimentos que tiene residuos químicos a la larga genera cáncer, una estadística que nos impacto mucho es que al 50% de la población mundial le va a dar cáncer en algún momento de su vida, esta si es una epidemia fatal, y todo eso se puede evitar comiendo productos libre de químicos, productos orgánicos.

Otro gran factor que nos hizo cambiar de parecer en nuestros métodos de producción es el daño que la agricultura “convencional” (química) hace al medio ambiente. La degradación de los suelos es muy alta y pierden su fertilidad, esto orilla a que los agricultores dependan 100% en fertilizantes químicos que son producidos del petróleo y que los alimentos producidos sean muy pobres en nutrientes, este tipo de fertilizantes matan toda la vida microbiana que debería de estar en total equilibrio con las plantas, en suelos degradados que son el 90% a nivel mundial, no existe vida microbiana. Hace unos años paramos toda la producción de alimentos con químicos que se conoce como “convencional” y nos dimos a la tarea de implementar nuevas técnicas de producción que implicó una capacitación, cambio de maquinaria, cambio de métodos de cultivar los suelos, manejo de malezas sin químicos, manejo integral de plagas utilizando insectos benéficos que se comen a los malos, en fin, una serie de cambios que garantizan una producción de alimentos totalmente sanos, libres de químicos cancerígenos y densos PAGINA WEB AGRILOFER-TÍO ORGÁNICO en nutrientes, alimentos que en verdad nutren y generan un estado de salud optimo que se ve reflejado en un sistema inmunológico fuerte y así logramos no enfermarnos, es muchísimo mas caro pagarle al medico y a la industria farmacéutica que pagar comida sana que hace que no vayas al medico… 



 

Hoy, ya no producimos nada que no sea orgánico, tenemos una planta donde fabricamos fertilizante orgánico a base de algas marinas, estiércol, entre muchos otros ingredientes naturales y una mezcla de bacterias benéficas. Este fertilizante no degrada el suelo, ayuda a regenerarlo, ayuda a devolverle la fertilidad perdida y nutre a las plantas de una manera natural y sin contaminar mantos acuíferos, ahora ya no dependemos de las compañías transnacionales ni de los fertilizantes sintéticos.

Agricultura sostenible, amigable con el medio ambiente, en armonía con los ciclos naturales del planeta.